La Mesa de Innovación Financiera del Banco Central

Si bien los bancos son actualmente los principales oferentes de servicios financieros, la industria financiera se está transformando por el impacto de la tecnología y las empresas que se basan en ella (empresas Fintech), un fenómeno global en el cual Argentina no es la excepción.

En ese marco, las facultades regulatorias del Banco Central de la República Argentina (BCRA) que emanan de su Carta Orgánica y de la Ley de Entidades Financieras (LEF) –en tanto autoridad de aplicación–, entre otros cuerpos normativos, no incorporan como sujetos regulados a las empresas Fintech meramente por proveer servicios financieros, sino sólo a aquellas que tengan por actividad la intermediación financiera1 u otras actividades reguladas por el BCRA.

Sin embargo, la transformación de la industria financiera no es ajena al regulador, que debe adaptar su normativa, procesos de auditorías, etc. a la vez promoviendo la innovación financiera y manteniendo la solidez del sistema. En ese proceso de transformación intervienen tanto las mencionadas empresas Fintech como las entidades financieras. De ahí la necesidad del BCRA de conocer en conjunto a todos esos actores, fortaleciendo asimismo la visión (creemos, correcta) de que son participantes que se benefician mutuamente.

A mediados del 2016 el BCRA comenzó a generar ese espacio de diálogo y cooperación para que la innovación financiera de bancos y no-bancos encuentre sinergias con los objetivos del regulador. Con el tiempo, este espacio se transformó en un ámbito de trabajo y colaboración público-privado que tiene por objeto el desarrollo de iniciativas que promuevan una mayor inclusión financiera y redunden en un sistema financiero más moderno y eficiente. En la actualidad integran ese espacio las empresas Fintech y también los bancos y otras entidades financieras, las redes de cajeros automáticos, adquirentes y procesadores de tarjetas de crédito, consultoras y otros reguladores y entes del sector público. Se ha denominado a este espacio de encuentro la “Mesa de Innovación Financiera”.

La “Mesa” se reúne periódicamente a discutir las novedades del sector Fintech y los avances de los 3 grupos de trabajo que reportan a ella:

  • Medios e Infraestructura de Pagos (MIP),
  • Tecnologías y Sistemas Transversales (TST) y
  • Canales Alternativos de Crédito y Ahorro (CAL).

Estos grupos son de perfil técnico y tienen la misión de desarrollar una propuesta de política por cada ronda de trabajo (usualmente 2 en el año) concreta y fundamentada para entregar al BCRA sobre un tema puntual que corresponda a cada eje ordenador. Si bien este desarrollo cuenta con la coordinación del BCRA, es la industria la que propone la política, surgida del consenso de los participantes. Esta dinámica de trabajo posibilita que las modificaciones normativas que el BCRA introduzca para favorecer la innovación sean de previo conocimiento de los participantes del sistema, permitiendo así una implementación con menos fricciones y más diligente.

Esta modalidad de diálogo entre el regulador y el sector Fintech por medio de un “espacio común” (hub) surge de la recomendación de los más altos estándares internacionales en la materia2, concibiéndose no sólo –y de hecho, no tanto– como un enfoque de regulación sino como un dispositivo facilitador de la innovación. Otros dispositivos son las “aceleradoras” y los “entornos de prueba regulatorios” (regulatory sandbox). También ha implementado el BCRA una dinámica similar a una “aceleradora” mediante el Hackatón de Innovación Financiera en 2017, en el marco del Programa de Innovación Financiera desarrollado en conjunto con el Ministerio de Modernización.

De hecho, esta práctica de trabajo conjunto con el sector Fintech es seguida por otros reguladores en el mundo: desde Reino Unido (Project innovate), Hong Kong (Fintech Facilitation Office), Singapur (FinTech office) y Australia (ASIC´s Innovation Hub) hasta incluso países más cercanos como Colombia (Subcomisión Fintech), con espacios similares en Estados Unidos (SEC Fintech Forum) y en Francia (ACSEL – Le hub de la transformation digitale).

En el seno de la Mesa se han trabajado múltiples propuestas, entre las cuales se destacan:

  • Onboarding digital al sistema financiero3
  • Implementación de firma electrónica
  • Mejoras funcionales y de usabilidad al medio de pago Débito Inmediato (DEBIN)
  • Ampliación y mejora de la información exhibida en la Central de Deudores (CENDEU) del Sistema Financiero4
  • Estrategias de abordaje a Open Banking5
  • Interoperabilidad entre cuentas digitales (billeteras electrónicas) y cuentas bancarias
  • Aplicación de un estándar para pagos con códigos de respuesta rápida (“QR”)

Algunas de ellas se han tomado e implementado, convirtiéndose en los casos que correspondiera en parte del cuerpo normativo del BCRA. Otras forman parte de los objetivos 2018 y se seguirán desarrollando a lo largo del año.

Como ejemplo de la dinámica de la Mesa puede tomarse el caso de DEBIN. En noviembre de 2016, mediante la Comunicación “A” 6099, el BCRA dispuso su creación. El mismo fue concebido como un medio de pago que permitiera a los clientes bancarios aceptar o rechazar órdenes de débito creadas por terceros. A la vez, implicó la novedad de que tanto el débito como el crédito de los fondos fuesen en línea. El grupo MIP tomó como desafío proponer mejoras al DEBIN en abril de 2017 con el objeto de potenciar el uso de esta herramienta. Como resultado, diversas recomendaciones fueron consideradas por el BCRA y, tras el análisis de las áreas técnicas correspondientes, se incorporaron a las definiciones normativas a través de las Comunicaciones “A” 6285, 6420 y 6423. Entre las propuestas del grupo se destacan la creación de órdenes preautorizadas –las cuales no requieren una nueva confirmación del cliente para realizarse–; el establecimiento de una tasa de intercambio para incentivar el uso de este medio de pago y controles sistémicos sobre las órdenes de débito emitidas.

Esta actividad de estudio y promoción de la innovación financiera no la lleva adelante la Mesa en soledad, sino que forma un tándem con la Gerencia de Innovación Financiera del BCRA recientemente creada. Mientras que la Gerencia se enfoca en las tareas de investigación y análisis, la Mesa es el espacio de trabajo en concreto –recordemos, público-privado– y de diseño de la innovación. Como es lógico, diversas áreas técnicas del BCRA según el caso intervienen también en el diseño y la implementación, entre las que se cuentan Seguridad de la Información, Normas, Medios de Pago y Régimen Informativo.

Como agenda de trabajo para 2018 se profundizarán diversos debates que no fueron saldados durante el año anterior y se incorporarán nuevos temas a la agenda. Asimismo, desde la coordinación de la Mesa se trabajará en mantener balanceada la diversidad de visiones que presentan los miembros de este espacio y se profundizará la comunicación con esos actores y con el público en general. Próximamente se publicarán nuevas entradas en este blog vinculadas a las actividades y propuestas de este dispositivo facilitador y se hará foco en ciertas implementaciones de política puntuales y su impacto para el ecosistema financiero.

Nicolás V. Perri y Mateo Piccolo


1 LEF, “ARTICULO 1º — Quedan comprendidas en esta Ley y en sus normas reglamentarias las personas o entidades privadas o públicas oficiales o mixtas- de la Nación, de las provincias o municipalidades que realicen intermediación habitual entre la oferta y la demanda de recursos financieros.”

2 “En la medida que la innovación tecnológica se ha convertido en un objetivo principal de la supervisión y regulación financiera, algunos países han decidido adoptar un enfoque más activo al momento de promover la innovación sin descuidar sus objetivos regulatorios (mantener la estabilidad financiera, proteger al usuario y prevenir el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo). Para tal fin, estos países han dispuesto la creación de diversos mecanismos facilitadores de la innovación bajo nombres tales como “innovation hubs”, “accelerators” y “regulatory sandboxes”.”, (pág. 38), Bank of International Settlements (2017), “Sound Practices: Implications of fintech developments for banks and bank supervisors”, https://www.bis.org/bcbs/publ/d415.pdf. La traducción es propia.

3 Refiere al proceso de alta de un nuevo cliente, que es más eficiente y diligente por medios digitales en lugar de físicos/presenciales.

4 La CENDEU es un insumo fundamental para los proveedores de crédito, tanto regulados directamente por el BCRA como otros. Más y mejor información implica mejores decisiones de financiamiento, generando la externalidad positiva para el sistema de un costo del crédito menor para el tomador. Puede accederse a la consulta puntual de datos de la CENDEU en el siguiente enlace.

5 Si bien el término “Open Banking” es de difícil definición, en términos generales refiere a la comunicación o conexión entre las instituciones que proveen servicios financieros para una mayor competencia del sistema y mejor experiencia del usuario.