Nueva herramienta de crédito para las exportaciones

El desarrollo y la profundización del sistema financiero es uno de los principales desafíos que persigue el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Este desafío cobra mayor relevancia cuando observamos que otros países de la región más que triplican la capacidad del sistema financiero argentino de capatar depósitos y originar préstamos en relación al tamaño de sus economías.

Esta característica del sistema financiero doméstico implica que una fracción reducida de la riqueza de las familias y empresas argentinas es intermediada por el sistema financiero local, impactando entonces sobre la disponibilidad de recursos de los bancos para otorgar crédito1.

En este sentido, el BCRA ha implementado diferentes medidas para incentivar el ahorro en el sistema financiero y facilitar su posterior intermediación tanto en moneda local como extranjera. El objetivo de esta nota es enfocarnos en las medidas adoptadas para ampliar los instrumentos de financiamiento para las exportaciones argentinas.

Desde fines de 2015 se impulsó una notable expansión de los recursos disponibles en los bancos para la financiación de las actividades productivas orientadas a la exportación de bienes y servicios. En este sentido actuaron la liberalización del mercado de cambios2, la reducción de las exigencias de efectivo mínimo (encajes)3 sobre los depósitos en moneda extranjera a fines de 2015, y, posteriormente, la implementación del Régimen de Sinceramiento Fiscal4 que produjeron notables aumentos de la capacidad prestable en moneda extranjera. Como resultado de este nuevo contexto, los depósitos del sector privado en esta misma denominación aumentaron alrededor de US$ 15.000 millones en el lapso de 16 meses, pasando de US$ 9.000 millones en diciembre de 2015 hasta estabilizarse en torno a US$ 24.000 millones a partir de abril del corriente año5. Para tener una idea de ordenes de magnitud, estos recursos adicionales (neteados de las exigencias de efectivo mínimo) implican fondos equivalentes a 2,3% del PIB o a 18% de las exportaciones de bienes y servicios y de los flujos de inversión directa en el exterior del año 2016.

gráfico-2

Por otro lado, es oportuno recordar que la asistencia crediticia en moneda extranjera está condicionada al grado de cobertura que, frente a perturbaciones cambiarias, posee el activo subyacente del cliente (sean estos el valor de una mercadería en stock, cuentas a cobrar a no residentes por operaciones comerciales o de servicios, participaciones en activos externos o bien una garantía en moneda extranjera).

Bajo este contexto, a comienzos de 2016, el BCRA inició un proceso de ampliación de los destinos de la capacidad prestable en moneda extranjera, aunque respetando el espíritu prudencial de que los fondos sean aplicados a actividades con ingresos correlacionados con la tasa de cambio, como se señaló anteriormente.

Básicamente, en el ámbito del financiamiento a residentes los cambios introducidos apuntaron a captar actividades productoras de bienes transables, actividades que son proveedoras de este sector o bien que los destinos que reciban estos fondos cuenten con algún respaldo o garantía en moneda extranjera.

Tras las modificaciones anteriormente señaladas, se observó un notable crecimiento de los préstamos locales en moneda extranjera que pasaron de unos US$ 2.900 millones en diciembre de 2015 hasta aproximadamente US$ 14.000 millones en agosto de 2017. Dos efectos  adicionales se observaron; por un lado, una tendencia a la reducción de las tasas activas operadas y, por otro lado, la predisposición de los bancos a conceder préstamos con plazos promedios más prolongados. Sobre este último resultado incidió la amplición de los plazos para demostrar el ingreso de divisas de cobro de exportaciones de bienes, que a partir de enero de 2017 se llevó a 10 años6.

Está claro que estos elementos, por si solos y de no mediar perturbaciones exógenas (caída de los precios internacionales, disminución del crecimiento de los socios comerciales), inducen una mayor demanda de crédito dentro de los destinos que tradicionalmente tomaban esta clase de financiamiento.

gráfico-3

Sin embargo, desde el punto de vista del sujeto de crédito, el cambio mas significativo en la política de crédito se produjo con la posibilidad de que los depósitos locales en moneda extranjera puedan aplicarse para financiar a residentes en el exterior. De este modo, a partir de abril de 2017 el BCRA permitió que las entidades financieras locales financien a importadores del exterior en la medida que dichos fondos sean utilizados para adquirir bienes o servicios producidos localmente, sea de manera directa o a través de otro banco del exterior7.

En consecuencia, actualmente las empresas locales exportadoras de bienes y servicios disponen de un nuevo instrumento para diseñar sus estrategias de ingreso en los mercados del exterior. Si a esto le sumamos otros factores actualmente vigentes, tales como un costo de financiamiento doméstico que puede competir con líneas de crédito del exterior y la disponibilidad de crédito a plazos relativamente prolongados, esta nueva herramienta de financiamiento vuelve mas competitivos a los exportadores locales.

A nivel internacional esta política de crédito es similar a la que vienen implementando desde hace muchos años países como Brasil, donde el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) y el Banco do Brasil, a través de PROEX8, se encuentran habilitados para otorgar créditos al importador extranjero. Por ejemplo, BNDES posee las líneas de créditos Exim Automático y Post embarque. La primera se destina para financiar a importadores extranjeros a través de una red de bancos acreditadas por el BNDES en América Latina y África y es automático porque no requiere intervención directa del BNDES. Esta línea se utiliza para financiar la compra de bienes de capital y de consumo fabricados en Brasil, pero no comprende el financiamiento para la compra de commodities básicas9. En cambio, la segunda línea de crédito financia el comercio de bienes y servicios con participación directa del BNDES. Se realizan a través del “Supplier Credit”, en donde el exportador financia al importador extranjero mediante cartas de crédito o títulos, y del “Buyer Credit” en la que el exportador, luego de firmar un contrato con el importador para la entrega futura de bienes y/o servicios, solicita financiamiento a BNDES, el cual, a su vez, deberá firmar contrato con el importador10.

Si bien habrá que esperar para evaluar el desempeño de este nuevo destino, las condiciones imperantes en el mercado de crédito doméstico y la propiedad de que este instrumento alinea los incentivos de exportadores y entidades financieras domésticas en el objetivo de buscar mercados externos, hacen esperar que en el futuro próximo contribuyan a impulsar las exportaciones argentinas.

Alejo Macaya y Carlos M. Maya

 


1 Una explicación de este rasgo de la economía Argentina ha sido abordado en los Apartados 3 y 5, “Reservas de valor en Argentina” e  “Impulso al mercado hipotecario”, respectivamente, del Informe de Estabilidad Financiera del primer semestre de 2016.
2 Inicialmente a través de las Com. “A” 5850 del 17.12.2015 y “A” 6037 del 8.08.2016 y, finalmente, mediante la Com. “A” 6244 del 19.05.2017.
3 Comunicaciones “A” 5873 y “A” 5893, entre otras.
4 Depósitos a plazo constituidos o declarados en el marco de la Ley 27.260.
5 Si la comparación se realiza a nivel del sistema, desde diciembre de 2015 a julio del presente, los depósitos privados en moneda extranjera contribuyeron con 29 puntos porcentuales sobre el aumento de 63% que registraron los depósitos totales del sector. Por el lado de los préstamos, aportaron 25 p.p. sobre un 61% que crecieron los préstamos totales al sector privado en dicho período.
6 Resolución N°47-E/2017 de la Secretaría de Comercio.
7 Comunicación “A” 6231 del 28.04.2017.
8 El Programa de Financiamiento a las Exportaciones (PROEX): es el principal instrumento público de apoyo a las exportaciones brasileras de bienes y servicios. El Banco do Brasil actúa con exclusividad como agente financiero responsable de su gestión. Se otorga financiamiento directo al exportador que recibe el valor de la mercadería al contado, ofreciendo al importador plazo para el pago de la transacción. Se trata de un mecanismo de apoyo a las exportaciones de las PyMES.
9 BNDES Internacional, sección Comercio Exterior BNDES Exim Automático.
10 BNDES Exim Post-Embarque: Modalidades de financiamiento BNDES Exim Pós-embarque Bienes y Servicios.