REM adelantándose a los datos del PIB

En “REM: un año de buenos pronósticos”, se analizó cómo el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) permitió anticiparse 12 meses a la trayectoria interanual de los precios minoristas con un acotado error de pronóstico. Esta nota constituye otro ejemplo en el que se exhibe que las expectativas de crecimiento económico de los analistas lograron anticipar adecuadamente la evolución de una variable macroeconómica relevante.    

En el caso del nivel de actividad real de la economía, el REM encuesta la expectativa de los analistas sobre la variación porcentual trimestral desestacionalizada (s.e.) esperada del PIB a precios de mercado en moneda constante. Además, se solicitan las variaciones promedio anuales de la misma variable. En el caso del PIB, el REM anticipa con la última publicación de su pronóstico hasta cuatro meses la publicación por parte del Instituto Nacional Estadística y Censos (INDEC) de los datos adelantados y provisorios del comportamiento de la actividad económica.

En junio de 2017, el INDEC publicó las estimaciones revisadas de las cuentas nacionales correspondientes al cuarto trimestre del año previo y el primer adelanto sobre el primer trimestre de 2017. En primer lugar, respecto a la contracción de la economía en 2016, las predicciones aportadas por el REM se acercaron con un acotado margen de error a los datos revisados y publicados por el INDEC más de seis meses después.

gráfico-1

En efecto, luego de sucesivas correcciones desde la primera encuesta del REM en junio de 2016, la mediana1 de los pronósticos del último relevamiento en el que se indagó sobre la variación esperada para el año 2016 (en noviembre) fue de -2,3% interanual (i.a.), la cual coincidió con la primera estimación realizada por parte del INDEC publicada en marzo de 2017, cuatro meses después. Esta estimación luego fue corregida por parte del instituto de estadísticas a -2,2% i.a. en su última publicación del mes de junio de 2017. Es relevante destacar que la expectativa del REM se realizó con datos provisorios publicados por parte del INDEC de los dos primeros trimestres del año y datos anticipados del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE)2 hasta septiembre, los cuales sufrieron revisiones.

En segundo lugar, para las predicciones del cuarto trimestre de 2016, los analistas anticiparon un valor positivo de 0,3% s.e. con un amplio margen de dispersión entre los pronósticos individuales, en tanto que el dato publicado por el INDEC resultó ser primero de 0,5% (según la publicación de marzo) y luego revisada a 0,7% (en junio).

gráfico-2

Asimismo, para el caso del primer trimestre del año las predicciones de crecimiento desestacionalizado de los analistas fueron acertadas. El REM esperaba en febrero un incremento trimestral sin estacionalidad del PIB de 1,1% para ese período, el cual fue confirmado en junio tras la publicación del INDEC.

gráfico-3

Cabe resaltar que, tanto en los pronósticos anuales sobre 2016 como en los referidos al primer trimestre del corriente año, las respuestas individuales fueron convergiendo hacia el valor central de la distribución a medida que los participantes fueron incorporando más información disponible a la elaboración de sus predicciones (a partir de una reducción del rango limitado por los percentiles 75 y 25 a lo largo de los relevamientos3).

Respecto del ya finalizado segundo trimestre del año, aún sin datos publicados por parte del INDEC, el último REM que relevó pronósticos para este período (mayo de 2017), refleja una mayor incertidumbre respecto del valor que arrojará la estimación del INDEC, pero fija su expectativa (mediana) en un valor positivo en torno a una variación s.e. de 1,4% respecto del trimestre anterior, con la mitad de los pronósticos centrales ubicados en un rango entre 1,1% y 1,7% de variación esperada.

gráfico-4

Finalmente, la estimación definitiva respecto de la evolución de la actividad económica del segundo trimestre del año será la que publique oficialmente el INDEC en septiembre. No obstante, la publicación del REM por parte del BCRA aporta una fuente de información anticipada respecto de la evolución de una de las variables macroeconómicas más relevantes.

 

Matías Manuel Casado, Matías González Orozco y Rafael Arístides Selva

 


1 Por resultados del REM se refiere usualmente (excepto que se explicite lo contrario) a la mediana de los pronósticos de los analistas especializados. La mediana es una medida de posición tal que, ordenando las diferentes proyecciones por su valor de menor a mayor, deja el 50% de las respuestas por debajo de ella y el 50% por encima, siendo por tanto una medida no sensible a los valores extremos. Estos pronósticos se completan con la publicación de los percentiles de cada variable. Éstos son una medida de posición que deja un cierto porcentaje (10, 25, 75 y 90%) de las respuestas menores al percentil correspondiente y el resto por encima de dicho valor. En conjunto estas medidas contribuyen a la mejor comprensión de los pronósticos aportando un valor central de las mismas y su correspondiente distribución.
2 Indicador mensual —elaborado con información parcial— de la evolución del PIB a precios constantes de 2004 que se difunde con un rezago de casi 2 meses luego de concluido el mes de referencia. Es habitual que se observen diferencias entre las primeras variaciones trimestrales del EMAE y la cifra provisoria del PIB que se publica tres meses después de concluido el trimestre de referencia.
3 El relevamiento de pronósticos trimestrales del PIB s.e. comenzó en octubre de 2016. La encuesta sobre proyecciones para el cuarto trimestre de 2016 se hizo en sólo dos relevamientos.