Los que quieren pesos no están solos

En la discusión respecto a la conveniencia de realizar inversiones en pesos a la tasa de interés local, recientemente en el blog se analiza la paridad cubierta de tasa de interés y se concluye que no es posible sostener que existan en este momento oportunidades de arbitraje en la estrategia de carry trade cubierto que aseguren una ganancia futura sin correr riesgo. En el siguiente post, nuestros colegas efectúan el análisis sin cobertura de riesgo cambiario y finalizan diciendo que actualmente apostar a la estrategia de carry trade conlleva un riesgo, puesto que el inversor no conoce con certidumbre -ex ante- el precio de recompra de los dólares en el momento inicial de esta estrategia.

Lo que nos gustaría aportar a la discusión es cómo fueron evolucionando en los últimos tiempos los movimientos asociados a esta operatoria a través del mercado de cambios. Se analizarán las compras y ventas de moneda extranjera contra pesos de residentes y no residentes, ya sea por operaciones de transferencia con el exterior, como operaciones locales. Para el caso de residentes, se debe tener en mente que este análisis sólo muestra una parte del rearmado mensual de su cartera, ya que la habitual diversificación lleva también a invertir en activos internos, como ser depósitos a plazo, acciones, bonos, entre otros (para los cuales no tenemos datos en esta entrada a Ideas de Peso, que está basada principalmente en datos del mercado de cambios).

Los datos obtenidos del mercado de cambios son de interés, ya que a partir de la liberalización del mismo, éste empezó a canalizar operaciones de residentes y no residentes que en años anteriores sólo se podían cursar a través de la compra venta de títulos o por canales informales, además de cursarse estas operaciones se realizan con un volumen creciente a medida que pasan los meses.

En el gráfico 1 (a), se pueden observar las flujos mensuales por operaciones de ingresos y egresos del exterior por inversiones de cartera en pesos, que definimos como la suma de las operaciones de no residentes declaradas como inversiones de cartera, las operaciones de residentes por transferencias por activos externos de libre disponibilidad (sin considerar las operaciones que se estiman fueron destinadas a pagar obligaciones comerciales o de otra índole con el exterior, o ingresaron para cancelaciones impositivas o para formación de capital de trabajo), y las operaciones de compra venta de entidades de títulos valores en el mercado secundario que tienen como contraparte a un residente o un no residente.

El gráfico 1 (b) muestra las compras y ventas locales de moneda extranjera. Aquí no sólo consideramos las operaciones con billetes (ajustadas por una estimación del uso para turismo), sino que también incluimos las suscripciones locales en pesos de títulos del Gobierno Nacional denominados en dólares.

En el mes de abril, se estima que ingresaron de forma neta a través del mercado de cambios fondos del exterior para inversiones de cartera en pesos por unos US$ 700 millones de dólares, con ingresos brutos por US$ 3.600 millones y egresos brutos por US$ 2.900 millones, niveles récord por la operatoria con un neto similar al del mes anterior, que son una muestra de la profundidad que va ganando el mercado local de cambios para todo tipo de operaciones. Por su parte, las operaciones locales de cambio de cartera resultaron en una demanda neta de US$ 1.600 millones, con compras de moneda extranjera por US$ 2.800 millones y ventas por US$ 1.200 millones. Esto muestra que confluyen, con una tendencia creciente, visiones heterogéneas en cuanto al rendimiento esperado de la decisión de cartera de comprar o vender pesos contra moneda extranjera.

Asimismo, el punto se ve reforzado por el hecho que, para el caso de operaciones con transferencias con el exterior, el saldo mensual para estos flujos estimados tuvo meses en los que resultó en ingresos netos y otros en los que resultó en egresos netos, como por ejemplo, julio y noviembre de 2016, que se suelen asociar a la incertidumbre generada en el ámbito internacional por el Brexit y las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Lo mismo para el caso de las operaciones locales, por ejemplo en diciembre de 2016, mes récord de compras netas de moneda extranjera, en el contexto de los ingresos extraordinarios para pagos impositivos generados por el Sinceramiento Fiscal.

En el año desde mayo de 2016 al último abril, se registraron ingresos netos del exterior para inversiones de cartera en pesos por unos US$ 4.200 millones de dólares (menos de 1 punto porcentual del PIB estimado), con ingresos brutos por US$ 22.600 millones y egresos brutos por US$ 18.400 millones, y se observaron compras netas de billetes y suscripciones de títulos públicos con pesos por US$ 18.400 millones, en un periodo en el que el resultado de entidades con clientes en el MULC fue neutro, con una marcada tendencia creciente del volumen operado total (US$ 280.000 millones en el año).

El análisis de los flujos de cartera permite concluir que, en un mercado cada vez más profundo,  hay inversores que venden moneda extranjera a un ritmo creciente para efectuar inversiones en pesos con una expectativa de rendimiento positivo, al mismo tiempo que otros inversores opinan que la inversión más rentable en ese momento es vender los pesos y comprar moneda extranjera.

Martín A. Corvo y Juan Manuel Souto

One comment

Los comentarios están cerrados.